Cuerpo sin dolor para dolores crónicos

Me llamo Kike López Rubio y trabajo como Naturópata desde hace más de 20 años. En todo esto tiempo uno de mis principales objetivos ha sido encontrar soluciones sin efectos secundarios y con resultados satisfactorios incluso en dolores crónicos, con nervios afectados o enfermedades complejas como las reumáticas.inteligencia corporal 2015

Un caso me cambió mi visión y comprensión del alcance la medicina integrativa – que es como considero mi trabajo desde hace tiempo – en el campo del dolor

Y no sólo de una forma espectacular por sus efectos sino sobre todo por su sencillez.

Empiezo desde el principio: Mi propio padre, Enrique López Chaparro, pasó por varios cánceres con sus respectivas operaciones y quimioterapias con cada uno. Tras su tercer tumor en el que algunos de sus médicos decían que se habían propagado células cancerosas en un pulmón decidieron extirpárselo y durante la operación además de quedar con un sólo pulmón la operación le dañó un nervio que le causó dolor durante el resto de su vida de forma muy aguda y le recetaron tras varias pruebas con otros medicamentos que tomara morfina.

En realidad no fue así: ¡sí hubo momentos en que ese dolor le desapareció!

El proceso de mi padre fue más revelador en otros campos pero para centrarnos en el dolor neurológico debo contar que en esa etapa en que desapareció no tomaba ningún medicamento ni seguía ningún tratamiento médico alguno por decisión suya y de los propios médicos. ¿Por qué?: Mi padre había sido desahuciado ante un eminente fallecimiento que no llegó hasta años después debido al tremendo deterioro de su salud por los procesos oncológicos y sus tratamientos.

En esa etapa y creyendo que iba a fallecer mi padre fue tratado en los primeros días sólo con reiki. Tras mejorar ligera pero claramente las siguientes semanas incorporamos una alimentación vegetariana anti-cáncer realizada en evidencias con estudios científicos – ver 1 y ver 2 –  con buenos resultados en tumores y desde el segundo y tercer mes ya añadimos diversas terapias naturales.

Finalmente y según las propias pruebas médicas mejoró hasta acabar sin células tumorales en su organismo.

Kike López en el 2º CONGRESO de MURCIA JORNADAS ENFERMOS Y FAMILIAS cancer AECC

Kike López en el 2º CONGRESO de MURCIA JORNADAS ENFERMOS Y FAMILIAS cancer AECC

Volviendo al tema de este artículo una de esas terapias consistía en la rehabilitación física por medio de ejercicios adaptados a su deterioro provenientes del chikung y la meditación en su mayoría, técnicas de las que soy profesor y formador de profesores.

Ya entonces sabía de los beneficios terapéuticos de ambas técnicas. No obstante en mis clases participan desde personas sanas que quieren mantener su estado a quienes padecen lesiones o enfermedades y quieren mejorar a través de la inteligencia corporal, pero realmente lo que ocurrió entonces me sorprendió y me sigue sorprendiendo cada vez que ocurre en clase o en consulta con personas con dolores de todo tipo a pesar de conocer tanto los mecanismos fisiológicos que lo desatan como el proceso para repetirlo.

Estaba realizando la sesión de inteligencia corporal – como llamo hoy a este compendio de técnicas de movimiento – diaria con mi padre cuando al llegar un día a la parte de meditación guiada que utilizaba  antes de los movimientos propiamente dichos – mi padre era muy nervioso y poco receptivo a este trabajo, tachándolo a veces de “tontería”- se relajó como siempre, es decir: mucho y a pesar de sus dudas y pasamos a los ejercicios posteriores. Acabamos la sesión, que debía ser de las primeras que hicimos durante un año seguido

y como solía hacer para evaluar sus cambios le pregunté si notaba cambios de algún tipo en alguno de sus problemas de movimiento o cualquier otro: -“Si”- me contestó -“no siento el dolor del costado”- refiriéndose al dolor que desde la operación de pulmón no le había abandonado

-“¿Nada, ni un poco?“- le pregunté sorprendido. -“Nada, me respondió“.

Mi padre no tomaba ningún analgésico de origen farmacéutico para su dolor. Mientras que antes de que empezáramos con los tratamientos naturales tomaba a diario morfina y esa fue la primera vez que no sintió dolor alguno.

¿Cómo puede ser que un ejercicio tan “sencillo” pueda quitar un dolor que el analgésico “más fuerte” de la medicina no lo ha llegado a quitar nunca? Me pregunté entonces

La pregunta en realidad es una trampa con lo que he aprendido con otra técnica, la inteligencia emocional y su lado científico,  que me ha enseñado que cuando las preguntas están mal formuladas las respuestas serán equivocadas.

Hoy la ciencia ha demostrado como podemos segregar sustancias naturales, como las endorfinas, más poderosas que opiáceos como la propia morfina. Esas sustancias naturales se saben que las segregan técnicas como por ejemplo la meditación o la risoterapia

efectos fisiologicos de la meditacionMientras que estas técnicas nos ayudan a segregar sustancias naturales como las endorfinas, serotonina o dopamina, etc., en medicina apenas se investiga como segregarlas naturalmente. Esto contrasta con los estudios científicos que apoyan como la meditación libera estas sustancias.

Por algo están tan difundidas a lo largo y ancho del mundo por millones de personas y respaldadas por la ciencia y científicos y médicos de renombre como el biólogo Bruce Lipton, que lo menciona en su web, el médico Deepak Chopra que tiene libros sobre el tema o el psiquiatra español Luis Rojas Marcos que en esta entrevista la aconseja, por mencionar unos pocos de una gran lista.

Hoy sabemos que el mundo está lleno de posibilidades con estas técnicas inocuas. Aunque ya había leído en mis libros de Naturopatía de casos parecidos lo aprendí de primera mano con aquella experiencia profunda a la vez personal y profesional.

Hoy creo que los que nos dedicamos a las terapias naturales tenemos el reto y el deber de mostrar al resto del mundo que funcionan y de forma magistral. Y que debemos indicar a los futuros profesionales de la Medicina Integrativa que ya hay pruebas científicas contundentes y sólo hay que  seguir estudiando nuestros futuros casos y seguir aportándolos como pruebas de que la medicina convencional debe  abrirse a las evidencias científicas que ya existen y seguiran llegando.

El dolor se puede paliar con técnicas físicas simples como el Yoga, Tai Chi, Chikung, Meditación, Risoterapia, etc aplicadas con criterios terapéuticos.

 

Enrique López Rubio, Naturópataetica y salud Enrique López congreso apenb santander 14

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *